La Generalitat ha presentado el nuevo modelo de categorización por espigas del turismo rural de Cataluña.

Este nuevo modelo establece hasta cinco categorías para estos establecimientos y su objetivo, no es otro que identificar y garantizar los estándares y niveles de servicio para cada una de ellas.

Es un sistema voluntario, ya que está muy relacionado con la comercialización y es independiente de que todos los establecimientos han de cumplir la normativa legal. Los titulares de los establecimientos turísticos comunican a la Dirección General de Turismo del Gobierno autonómico el cumplimiento de unos criterios determinados que siguen los parámetros definidos en el modelo. Dicho cumplimiento será verificado por la Generalitat a través de una inspección técnica.

Las categorías establecidas son la básica, confort, categoría gran confort, categoría superior y categoría singular, y se dan en función de determinados parámetros a cumplir, teniendo en cuenta las características del establecimiento, el equipamiento, el entorno o los servicios, entre otros factores.

Este sistema de categorización ayudará a que el turismo rural, cuyos clientes son en un 90% catalanes, se sitúe en el mercado internacional, lo que todavía es “una asignatura pendiente”.

El turismo rural catalán registró durante el año 2009 más de 320.000 turistas y más de un millón de pernoctaciones. Con 15.216 plazas contabilizadas, Catalunya es la segunda comunidad autónoma en número de casas rurales después de Castilla-León. Desde el año 2003, el número de establecimientos de turismo rural ha aumentado en un 86%

Fuente: Vía Asetur